Comando Bolívar-Chávez

Antonia Muñoz / Opinión

¡No es tiempo de dudar! En palabras del joven Simón Bolívar en su discurso del 3 de julio de 1811 a la Sociedad Patriótica en Caracas: “Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana: VACILAR ES PERDERNOS”. Mucho menos es tiempo de retroceder; lo cual dicho en palabras de Alí Primera: NO ES TIEMPO DE RECULAR ni de creer en leyendas. Es tiempo de avanzar en todos los sentidos. Esta reflexión está dirigida a quienes siendo simpatizantes y hasta militantes de la Revolución Bolivariana, en este momento los asalta la duda de si vale o no la pena ir a votar. Algunos pudieran tener esta posición porque todavía no terminan de aceptar que el líder máximo, el líder fundamental, el líder supremo  de la Revolución Bolivariana se nos ha ido físicamente; y en consecuencia, el dolor que todavía lacera el alma, se manifiesta en desánimo, en sensación de orfandad y en pérdida de la esperanza. Ciertamente, todavía muchos estamos de duelo, y a veces éste tiende a inmovilizarnos. Sin embargo, aunque en oportunidades no podamos evitar llorar, bien sea a solas o en el hombro de alguna o algún amigo que comparte o comprende nuestra pena, tenemos que secar nuestras lágrimas, sacar fuerzas de donde no hay, y  seguir adelante teniendo como motivo y objetivo  la felicidad de la Patria.

Otras u otros pudieran  estar indecisos debido a que les acude a la mente las odiosas comparaciones. A los tales les recuerdo, que ciertamente Maduro no es Chávez, pero es uno de sus discípulos, es uno de sus hijos políticos; y el Comandante de la Revolución Bolivariana, consciente de su estado de salud, le entregó  el testigo a él para que lo relevara en esta larga y difícil carrera para convertir a Venezuela en un País Potencia en relación al ámbito: espiritual,  ético,  moral, social,  político y  económico.  Para continuar recorriendo el sendero de la inclusión, justicia social, respeto a los derechos humanos, participación y protagonismo popular e integración latino americana y caribeña; el máximo líder nos dejó la ruta del SOCIALISMO BOLIVARIANO claramente marcada, nos dejó diseñado el PROGRAMA DE LA PATRIA; y como mayor y mejor  responsable  para no desviar la ruta y  llevar el plan a feliz término, nos dejó UN PUEBLO ORGANIZADO Y CONSCIENTE de su papel Protagónico y Contralor.

En función a lo anterior, el pueblo militante de la Revolución Bolivariana está dispuesto a defender la Patria venezolana de los enemigos externos (el imperio y su derecha contra revolucionaria) y de los enemigos internos (los disfrazados que tienen gran habilidad para cambiar de color y confundirse con las y los revolucionarios, así como el camaleón se confunde con la hojarasca). Hoy más que nunca debemos tener presente que la Revolución Bolivariana no puede depender de un ser humano, de un líder o lidereza; sino de muchos seres humanos vibrando a una misma longitud de onda. Hoy más que nunca debemos tener presente que: “SÓLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO”.

El pueblo bolivariano comprende que son dos opciones. El pueblo bolivariano entiende que se trata de dos modelos de país. El pueblo claramente comprende que se trata de escoger entre  nosotros o la derecha de muy mala recordación por sus desatinos durante los últimos 40 años de gobierno. El pueblo bolivariano entiende que aún con los errores que estamos obligados a corregir y no repetir, hemos avanzado en términos de justicia social. El pueblo Bolivariano entiende que, aunque aún tenemos 6 % de nuestros compatriotas viviendo en pobreza extrema, hace 14 años  recibimos un país con casi un 25 %  de la población viviendo en esas condiciones. El pueblo siente que hemos avanzado. El pueblo es sabio y entiende; por eso votará para que continúe la Revolución Bolivariana!

San Juan de los morros, miércoles 03 de abril de 2013.  

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.